• Home ·
  • Articulos ·
  • La importancia de un buen contrato para desarrollo web
  • 24abr

    La importancia de un buen contrato para desarrollo web

    Bueno , luego de mucho tiempo realizando desarrollo web, ya hace mas de un año hemos estado implementado poco la poco la ISO9001 de Gestión de Calidad. Entre las cosas mas importantes como parte de un servicio de calidad tuvimos que desarrollar un Contrato de locación de Servicio para Desarrollo Web y Términos y Condiciones para el Alojamiento Web.

    Contratos para Desarrollo web

    Contratos para Desarrollo web

    Diran ¿para que? He escuchado de clientes decir en nuestro proceso de cambio, pero nunca nos ha dicho que hay firmar algo.. Me parece bien, me parece mal…y otras cosas.Las opiniones varían según la mentalidad de las personas. Al margen de ser una mera formalidad contractual, es algo necesario tanto para el cliente que adquiere un servicio como para el que lo ofrece porque este Contrato le da a ambas partes obligaciones a cumplir, y en caso de que no se cumplan se puede proceder legalmente a exigir que sea cumplido.Da una tranquilidad a ambas partes que ningún estrechón de manos hoy por hoy, en los tiempos que corren puede lograr, al margen de que la “palabra de uno valga la firma de un contrato” mas bien conocido como buena fe.

    Cuando elaboramos un contrato para un trabajo es importante considerar algunas recomendaciones. Antes de elaborar sobre las cosas que debes incluir y lo que debes dejar por un lado, responde la pregunta sobre por qué necesitas un contrato en primer lugar.

    Consideraciones importantes
    El contrato en una compañía sería elaborado por un departamento y que requeriría de ti un único esfuerzo de utilizar una pluma para firmarlo. Pero en el caso de los freelance, tú eres tu propia empresa y debes considerar la importancia del contrato porque te puede ayudar a asegurarte que tanto tú como tu cliente están de acuerdo en los términos en que se manejará un proyecto o trabajo.

    También es bueno porque pone en claro los términos de pago, los plazos de entrega, la forma de revisión del trabajo y da respuestas a otras preguntas que pueden surgir sobre un proyecto. Además, provee protección legal tanto para el que contrata el servicio como para el que lo ofrece.

    Ahora bien, también te puedes preguntar por qué es absolutamente necesario hacer uso de uno en todos los casos. Algunos trabajos pueden ser demasiado pequeños y un contrato puede parecer innecesario y representar una molestia para el cliente, nos ha sucedido con clientes del exterior que para ellos 500 dolares no es nada y para nosotros es el sueldo básico de un empleado. Además, el tiempo que lleva aprobarlo puede ser muy valioso para el freelancer o simplemente no tienes los conocimientos para elaborar uno y no quieres pagarle a alguien más para que lo haga.

    Nosotros recomendamos tomar tres cosas en cuenta para decidir si necesitamos un contrato:

    • ¿Cuán riesgoso puede ser asumir un determinado proyecto?
    • ¿Cuánto de ese riesgo estoy dispuesto a aceptar?
    • ¿Cuánta plata estoy dispuesto a arriesgar si el cliente y yo no estamos de acuerdo en lo satisfactorio de un trabajo?

    A partir de aquí, podremos saber  qué incluir en él:

    Factores básicos
    Los factores más básicos suelen perderse de vista con facilidad, debes ser muy claro al especificar tu rol en el proyecto desde su principio hasta el final. La claridad servirá para que tu cliente no ponga en tu cabeza un sombrero que no querías usar en un principio, además de hacer que las relaciones sean estrictamente profesionales.

    Sé específico sobre los roles que deseas jugar y los que no.

    El problema del tiempo
    Tener una fecha límite es molesto y la presión no le agrada a muchos, pero incluir el detalle del tiempo en tu contrato es importante. Considera lo que te toma completar un trabajo y especifica en el contrato. El cliente podría aprovecharse de la vaguedad al definir el tiempo al continuar exigiendo mejoras o revisiones y de la misma manera, podrías extender el plazo demasiado tiempo como para que sea del gusto del cliente. No queremos ninguna de las dos opciones.

    Los detalles de la entrega
    No es necesario que explique por qué es bueno que el cliente sepa el producto final que recibirá, pero puedo recomendarte, de nuevo, que mantengas las cosas simples.

    Indica la forma de entrega, anticipándote a las necesidades de tu cliente en cuanto a si necesita asistencia para acceder a tu producto o para integrarlo (en el caso de diseñadores o el desarrollo de una aplicación, por ejemplo). Esto te ayudará también a desarrollar otras partes del contrato.

    Responsabilidades del cliente

    Cuando estás describiendo las metas y alcance del proyecto, también es importante listar las responsabilidades del cliente. Esto puede incluir la entrega del contenido redactado, las fotos o imágenes, feedback de los bocetos, brindar usuarios de testeo, etc.
    Seguramente tengas la experiencia de que un atraso del cliente dificulta poder cumplir todo lo acordado. Si sos responsable con las fechas de entrega, es justo que el cliente también sea responsable en cumplir con fechas y tiempos que te permitan hacer tu trabajo.
    Hacé una lista de las responsabilidades del cliente. Incluso podés asignar fechas o tiempos en los que se tienen que cumplir las cosas. También mencioná que tu trabajo depende de que el cliente cumpla con sus responsabilidades.

    Propiedad Intelectual

    Las controversias por la propiedad intelectual son una posible causa de conflicto entre los diseñadores/desarrolladores y clientes. En tu contrato tiene que estar especificada la propiedad intelectual, a quién le corresponde y si es exclusiva o no.

    Detalles del pago y las finanzas
    Tu contrato tiene que ser muy específico con respecto a los detalles de pago, como el costo y la fecha en que se debe pagar. Hay varias opciones en estos puntos y tu contrato tiene que ser claro.

    Podés cobrar un porcentaje al iniciar el proyecto y el resto una vez finalizado. O tal vez podés establecer ciertos hitos del proyecto en el que se va pagando. También en algunos casos podés cobrar una tarifa por hora. Como ves, hay varias alternativas. Lo importante es que esté claro en tu contrato.

    Analizar en profunidad este tema sobre cómo y cuánto cobrar por tu trabajo, para luego llegar a un acuerdo con tu cliente en asuntos financieros y, definitivamente, incluir este aspecto (tan delicado para algunos) en el contrato. No quieres que ninguna de las partes “olvide” o cambié los términos de pago.

    Si quieres, puedes optar a protegerte estableciendo un depósito inicial como anticipo. Por ejemplo nosotros cobramos el 50% del proyecto por adelantado en proyectos chicos y entre el 30% y 40% en proyectos grandes.Esto beneficiará al cliente porque te ayuda a comprometerte con tu trabajo. Por si acaso, incluye una cláusula de cancelación para establecer las obligaciones financieras de ambas partes en caso de que el proyecto sea cancelado antes de terminado. Nos ha pasado que clientes que no quieren pagar y al no tener contrato no podemos hacer nada.

    Metas o hitos

    En algunos de los casos el contrato va a incluir algunas fechas de “metas”. En los proyectos largos, vas a tener algunas metas en donde el cliente te va a pagar en base a que se llegó a cierto punto del proyecto.
    Incluso en un proyecto más chico puede haber metas en el contrato, como la fecha límite para obtener información inicial del cliente.

    Alcance del trabajo

    El alcance del proyecto puede ser una de las peores pesadillas de los diseñadores. Un contrato sólido es probablemente la mejor defensa frente a un proyecto que se hace muy largo.
    Tu contrato de diseño web tiene que explicar las especificaciones o los servicios que se brindan y cual es el trabajo que se va a realizar bajo los términos del contrato.
    Obviamente, los proyectos a veces evolucionan y el cliente requiere de algún trabajo que no estaba incluido en el contrato original. En esas situaciones, si tenés un contrato sólido, podés agregar un costo adicional por este nuevo trabajo o como se explica mas abajo en alguna clausula de alteraciones o revisiones.

    Revisiones y alteraciones
    Finalmente, no se te debe olvidar incluir una cláusula que especifique cuantas alteraciones y revisiones al producto cubre la cuota establecida. Puedes establecer un precio por cambios adicionales que pida tu cliente para evitar estar excediéndote en tu trabajo.

     

    El profesionalismo debe estar presente en cada una de las partes del contrato y tener las cosas claras es algo que no ha dañado a nadie en ningún momento. Es más, te ayudará a mantener las relaciones saludables con tus clientes e irte forjando una reputación.

    En conclusion y resumiendo, una de las primeras lecciones que se aprenden en este rubro es la importancia del contrato. Lo llamamos contrato para ponerle un nombre, pero no es tan formal como suena y puede ser un mail o un word, tener un pdf en la web  que se de por entendido cuales son los términos y condiciones de servicio, y tomar por auto aceptación o informado de parte del nuevo cliente nuestro contrato al enviar un email  de aceptacion de iniciar el proyecto luego de enviado el presupuesto. Suele pasarnos con clientes del exterior que no pueden estar presentes para firmar un papel y en el peor de los casos  que no tengan scanner o fax para enviar una copia digital firmada.

    Lo importante del mismo es que le puedas dejar bien claro y detallado a tu cliente el trabajo que le vas a realizar.

    Un contrato puede ser más simple o complicado, y en parte las necesidades del contrato van a estar dictadas por el tamaño y la complejidad del proyecto. Pero incluso para pequeños proyectos hay elementos esenciales que tenés que incluir siempre en tus contratos de diseño web.

Comentarios: Un Comentario

Deja un comentario